Hoy como cualquier otro día, 

nos despertamos vacíos y asustados.

No abras la puerta del estudio y empieces a leer.

Coge un instrumento musical.

 

Deja que la belleza de lo que amamos

sea lo que hacemos.

Hay cientos de formas de arrodillarse

y besar el suelo.

Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*