Magistral la escena en la que Ingrid Bergman le pide a Humphrey Bogart unos salvoconductos para huir de Casablanca y salvar a su marido de los nazis. Esta escena muestra una gran diversidad de emociones que a veces son difíciles de percibir e identificar. La actriz pasa en menos de 2 segundos de una emoción a otra de forma asombrosa:

1.    Tono cordial
2.    Suplica
3.    Se enfada
4.    Llora
5.    Se sorprende
6.    Muestra rabia y se pone agresiva
7.    Llora
8.    Se derrumba

Mientras Rick (Humphrey Bogart) se muestra inexpresivo porque cree que trata de manipularlo emocionalmente para obtener los salvoconductos hasta que comprende que está equivocado y que entre los dos aún hay algo, en ese momento su rostro se relaja y muestra una expresión entre sorpresa, preocupación y tristeza.

Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*