Sesión 21 de octubre

Posted: octubre 22, 2011 By: Comment: 0

En la sesión del día 21 comentamos la actividad sobre reconocimiento de pensamientos en situaciones emocionales estableciéndose un interesante y productivo debate.

La situación que tratamos fue el conflicto “emocional” a la hora de buscar la colaboración de otra persona (pareja, hijo/a, madre/padre…). Una parte del problema radica en el conflicto de necesidades, lo que a una persona le puede parecer muy importante y prioritario, a la otra no se lo parece lo cual se traduce en una enorme inversión de energía intentando convencer al otro lo cual a veces llega a agotarnos y desistir. ¿Existe alguna solución?

A modo de resumen podemos extraer las siguientes tácticas para sentirnos mejor psicológicamente ante estas situaciones:

  • Desterrar algunas técnicas: reproches y acusaciones, órdenes, sermones moralizantes, victimismo, comparaciones, sarcasmos.
  • Describir. Hay que contarle a la otra persona el problema, quizá no lo haya visto.
  • Comentarle nuestros sentimientos. Hablar siempre en primera persona, en vez de decir  “Siempre me estás interrumpiendo” decir “Me frustra mucho cuando empiezo a decir algo y no puedo terminarlo”.
  • Respetar su orden de prioridades
  • Intentar llegar a una posición intermedia
  • Dárselo por escrito. A veces nada de lo que digamos será tan concluyente como una frase escrita. En vez de recordarle a mi hijo veinte veces al día que se lleve las llaves, escribir una nota en la puerta: “POR FAVOR HIJO RECUERDA LLEVARTE LAS LLAVES. CON CARIÑO, MAMÁ”

Quizá estas técnicas no resuelvan el problema ni fomenten en gran medida la colaboración, pero no dejarán resquicios de animosidad, recordemos que nuestro objetivo  es sentirnos mejor.

Por último es importante recordar dos cosas:

– Es muy importante ser sinceros: fingir que estamos tranquilos cuando realmente estamos encolerizados no funciona. Es mejor tranquilizarnos primero y luego continuar la conversación.

– No tener “éxito” las primeras veces no significa que haya que volver a los viejos métodos (reproches y acusaciones, órdenes, sermones moralizantes, victimismo, comparaciones, sarcasmos). Esto es un entrenamiento, requiere su tiempo (a veces toda la vida).

AUTHOR

Elvira Vague

All stories by: Elvira Vague

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *