Sesiones 3 y 10 de febrero

Posted: febrero 14, 2012 By: Comment: 0

Estos dos últimos viernes hemos trabajado las emociones del miedo y de la ansiedad.

El miedo es una emoción primaria que cumple una función adaptativa fundamental para la supervivencia: nos obliga a protegernos y actuar con cautela.

La ansiedad es una emoción secundaria que surge ante situaciones ambiguas o de resultado incierto, en las que anticipamos un posible resultado negativo o amenaza preparándonos a actuar ante ellas mediante una serie de reacciones cognitivas (pensamientos), fisiológicas y conductuales. Estas reacciones naturales nos ayudan a movilizar recursos  para afrontar mejor las amenazas: nos ayuda a pensar más deprisa, centrar la atención en el problema o anticipar posibles escenarios, luego en cierto modo la ansiedad también nos puede ayudar a responder mejor ante las demandas de una situación.

Sin embargo en ocasiones la ansiedad nos juega malas pasadas, con frecuencia surgen falsas alarmas ante posibles amenazas que realmente no existen y que hacen que nos activemos sin saber por qué. Otras personas tienden a percibir reiteradamente amenazas magnificadas que les provocan niveles de ansiedad muy molestos: malestar psicológico, inquietud motora, activación fisiológica… que pueden llevar a problemas de rendimiento (bloqueos) o de salud mental (trastornos de ansiedad).

La semana pasada nos evaluamos con el Inventario de Situaciones y Respuestas de Ansiedad (ISRA),  un test que evalúa el rasgo general de la personalidad ansiosa según tres sistemas de respuesta: el cognitivo (lo que pensamos), el fisiológico (lo que sentimos a nivel corporal) y el motor (cómo actuamos).

Existen protocolos de intervención de los trastornos de ansiedad, farmacológicos y psicológicos. Entre las intervenciones psicológicas más innovadoras ´nos encontramos con las técnicas de relajación.

En nuestra segunda parte del taller hemos continuado trabajando con el mindfulness dirigidos como siempre excepcionalmente por Constanza. Ya hemos abordado conceptos fundamentales del mindfulness y las circunstancias más propicias par la meditación formal tanto en cuanto a postura, momento del día y condiciones para practicar. Hemos trabajado con la meditación guiada del sonido y el silencio. Seguimos con la meditación del cuerpo y la respiración. La semana pasada hablamos de la actitud adecuada tanto ante los daños evitables como ante los inevitables.

Comentamos los mecanismos de defensa que desarrolla nuestro EGO para sufrir menos: negación, proyección  y racionalización. Estos mecanismos nos hacen sentir mejor pero no solucionan nuestros problemas.

La actitud adecuada se basa en ACEPTAR y en SOLTAR. Para soltar hay que observar sin juzgar, tener curiosidad y tratarse con cariño.

La semana próxima interpretaremos nuestras puntuaciones en el ISRA y hablaremos de dos nuevas emociones: la ira y la hostilidad.

Os esperamos

AUTHOR

Elvira Vague

All stories by: Elvira Vague

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *